Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Un joven es derivado al Centro de Psicoanálisis Aplicado (CPA-M) por su médico de cabecera. Después de realizar todo tipo de pruebas y exploraciones no encuentra una respuesta médica al síntoma que presenta, vislumbrando que algo de tipo emocional se juega en el mismo, es derivado a nuestro equipo.

En la primera entrevista relata la dificultad que lo trae; una incómoda y excesiva sudoración en la cara se le presenta cada vez que se confronta a una entrevista de trabajo. Se ve obligado a presentar todo tipo de excusas para justificar su síntoma. El resultado es que se encuentra sin trabajo y con pocas expectativas de encontrarlo, interrogado por este acontecimiento del cuerpo y preocupado por su situación laboral se presenta a consulta.

En nuestro primer encuentro al preguntarle por el momento en que este síntoma se le presentó por primera vez, me responde que fue en ocasión de una entrevista de trabajo, y agrega, “es que la persona que me entrevistó es conde!”. “ ¿Qué esconde? , le pregunté.

Turbado me responde “….es que soy gay, y siempre he tratado de ocultarlo, ante mi familia y la gente de mi pueblo, son muy tradicionales , no lo entenderían”.

La búsqueda de trabajo lo confronta a una nueva situación que pone en crisis el orden simbólico en el que hasta ese momento se sostenía. Se presentifica una mirada frente a la cual ya no puede esconderse, surge la angustia y la respuesta sintomática.

Este momento de crisis subjetiva , tomado bajo transferencia en el dispositivo del CPA, será la ocasión para comenzar a desplegar las cadenas en relación a su dificultad para la asunción de su elección sexual, tema largamente postergado, al mismo tiempo que le permitirá ir encontrando nuevos modos de respuesta que posibilitarán su ingreso en el mundo laboral .

Susana Genta Paiva. Miembro ELP y AMP. Madrid.

Hay 0 comentarios