Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sigmund Freud LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS (1900), CAPITULO VI, ‘EL TRABAJO DEL SUEÑO’

(G) SUEÑOS ABSURDOS – LA OPERACIONES INTELECTUALES EN EL SUEÑO, Obras completas V (Amorrortu, p. 427-8).

« ¿Qué podría ser más absurdo que esto ? Fue soñado en un momento en que los húgaros habían sido conducido por la obstrucción parlamentaria a un estado de desorden sin ley y se hundieron en la crisis de la cual fueron rescatados por Koloman Széll. El detalle trivial de la escena en el sueño apareciendo en cuadros de tan pequeño tamaño tuvo su relevancia para su interpretación. »

 

Sigmund Freud LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS (1900), Obras Completas IV & V, (Amorrortu).

« Ernest Jones da cuenta del siguiente lapsus calami, contado por A. A. Brill : Un paciente le escribió sobre la cuestión de sus padecimientos, que trató de atribuir a una preocupación sobre sus asuntos económicos inducida por una crisis del algodón : “Mi problema se debe a esa maldita ola frígida ; ni siquiera hay nada de semilla “. (Por “onda” quiso decir por supuesto una tendencia en el mercado monetario). Lo que realmente escribió, sin embargo, no fue “onda” sino “esposa”. En el fondo de su corazón abrigaba reproches medio declarados contra su mujer debido a la anestesia sexual y la falta de hijos de ésta, y vagamente se daba cuenta, con razón, que su vida de abstinencia forzada jugaba un papel considerable en la génesis de sus síntomas.” »

 

Sigmund Freud EL DELIRIO Y LOS SUEÑOS EN LA « GRADIVA » DE W. JENSEN (1907), Obras Completas IX (Amorrortu, pp. 57-8).

« Pero por otra parte Hanold no disfrutó esta victoria sobre su erotismo. El impulso mental suprimido permaneció lo suficientemente potente para vengarse del que suprimía con descontento e inhibición. Sus anhelos se convirtieron en inquietud e insatisfacción, lo que hizo que su viaje le pareciera sin sentido. Su intuición sobre las razones de su viaje por la orden de su delirio fue inhibida y sus relaciones con su ciencia, que en un lugar así le habría agitado todo su interés, fueron interferidas. Así que el autor nos muestra a su héroe después de su huída del amor en una especie de crisis, en un estado de confusión y distracción completa, con un trastorno como el que solemos encontrar en el punto álgido de una enfermedad, cuando ninguno de los dos poderes en conflicto tiene ya una fuerza suficientemente superior sobre el otro para que el margen entre ellos haga posible establecer una regimen mental vigoroso. Pero aquí el autor interviene servicialmente, y suaviza las cosas haciendo a Gradiva aparecer en esta coyuntura y emprender la cura del delirio. Por el poder que posee de guiar a las personas de su creación hacia un destino feliz, y a pesar de todas las leyes de la necesidad que les hace obedecer, dispone que la niña, la cual evitaba Hanold fugándose a Pompeya, será transportada a ese lugar mismo. De este modo corrige la locura a la que el hombre joven fue conducido por su delirio – la locura de intercambiar la casa de la niña viva que amó por el lugar de enterramiento de su sustituta imaginaria ».

 

Sigmund Freud A PROPÓSITO DE UN CASO DE NEUROSIS OBSESIVA (1909), Obras Completas X (Amorrortu, p. 138).

(D) LA INTRODUCCIÓN EN EL ENTENDIMIENTO DE LA CURA

« He decidido decirte algo que considero muy importante y que me ha atormentado desde el primer momento. « Entonces me contó con detalle la historia de la última enfermedad de su padre, que había muerto de enfisema hacía nueve años. Una tarde, pensando qeu la condición sería tal que acabaría en una crisis, preguntó al doctor cuándo se podría considerar que el peligro había pasado. La tarde de pasado mañana » había sido la respuesta. Nunca se le cruzó por la cabeza pensar que su padre tal vez no sobreviría ese límite ».

 

Sigmund Freud DOSTOIEVSKI Y EL PARRICIDIO (1928), Obras Completas XXI (Amorrortu, p. 178).

« La similaridad que encontramos en los síntomas manifiestos parece pedir una visión funcional sobre ellos. Es como si un mecanismo de descarga instintiva abnormal hubiese sido establecido orgánicamente, que podría utilizarse en circunstancias bastante diferentes – tanto en el caso de perturbaciones de la actividad cerebral debidas a afecciones histolíticas o tóxicas, y también en el caso de control inadecuado de la economía mental y a veces cuando la actividad de la energía que opera en el mente llega a ser el nivel de crisis. Detrás de esta dicotomía vislumbramos la identidad del mecanismo subyacente de la descarga instintiva. Tampoco puede ese mecanismo mantenerse lejos de los procesos sexuales, los cuales son fundamentalmente de origen tóxico : los primeros médicos describieron el coito como una epilepsia menor, y así reconocieron en el acto sexual una mitigación y adaptación del método epiléptico de descargar estímulos ».

 

Sigmund Freud NUEVAS CONFERENCIAS INTRODUCTORIAS AL PSICOANÁLISIS (1933), CONFERENCIA XXXV, ‘EN TORNO DE UNA COSMOVISIÓN’, Obras Completas XXII (Amorrortu, p. 164).

« Es posible, desde luego, que con nuestra crisis económica presente, que ha venido después de la Gran Guerra, estemos tan solo pagando el precio de nuestra última victoria tremenda sobre la naturaleza, la conquista del aire. No suena muy iluminador, pero los primeros vínculos en la cadena son claramente reconocibles. La política inglesa estuvo basada en la seguridad que fue garantizada por los mares que bañaban sus costas. En el momento en que Blériot voló en su aeroplano a través del canal su aislamiento protector fue violado ; y en la noche en que (en tiempo de paz y en un ejercicio) un zepelín alemán volaba sobre Londres la guerra contra Alemania fue sin duda algo inevitable. Tampoco debe ser olvidada la amenaza de submarino en esta conexión.

 

Sigmund Freud ANÁLISIS TERMINABLE E INTERMINABLE (1937), Obras Completas XXIII (Amorrortu, p. 234).

« Puesto que el trabajo de análisis procede mejor si las experiencias patogénicas del paciente pertenecen al pasado, de manera que su yo puede situarse a una distancia de ellas. En estados de crisis aguda, el análisis es inutilizable con todas sus intenciones y propósitos. Todo el interés del yo está tomado por la dolorosa realidad y se retiene del análisis, el cual está intentando ir debajo de la superficie y desvelar las influencias del pasado. Crear un conflicto nuevo tan solo sería hacer más largo y difícil el trabajo del análisis ».

Howard Rouse. Barcelona. 

Nota: Citas trabajadas a partir del material cedido amablemente por Equipo de Bibliografía del último congreso de la NLS. Compuesto por:Responsables: Lidia Sinka, Sofia Guaraguara
Participantes:
Andrea Castillo, Jean-Christophe Contini, Daniela Dighero, Pablo Reyes, Patricia Wartelle.
Lector: Alexandre Stevens.

Hay 0 comentarios