Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Uno pregunta en las tardes, un poco por vicio: “¿Hasta dónde habrá llegado hoy el dólar?” y te responden como si fuera divertido asustarte: “¡Pasó tranquilo más allá de los seiscientos!”, pero nadie nombra al bolívar mientras nuestra alelada moneda va esfumándose. Ya cuesta saber qué representa: ¿un café?, ¿medio café? ¿una cucharadita de café?.  Dólar para Lelos, de Federico Vegas.

 

Si bien la crisis venezolana abarca, evidentemente, más aristas que la economía, este pasaje logra captar la dimensión de incertidumbre, desvarío y confusión que sufrimos la sociedad venezolana en la actualidad, por demás polarizada.

¿Qué nos pasó?. Desde que tengo uso de razón la palabra crisis ha estado en mi vocabulario, ¿Cómo fué que de considerarnos “chéveres” devenimos en una sociedad profundamente  dividida?

Freud, en su Malestar en la cultura, nos advierte ya desde hace un buen tiempo, que los seres hablantes no somos tan “chéveres”,  dice: «El ser humano no es un ser manso, amable, a lo sumo capaz de defenderse si lo atacan, sino que es lícito atribuir a su dotación pulsional una buena cuota de agresividad. El prójimo es una tentación para satisfacer en él la agresión» 2.

En una entrevista sobre La Polarización, en la revista virtual Contrapunto, Adriana Ponte, afirmaba que en lo único que pareciera haber convergencia es en  “El consenso represivo (que) siempre ha tenido aceptación en el país. A muchos se les olvida que Hugo Chávez llegó al poder porque llevábamos años pidiendo que hacía falta una “mano dura” 3.

La aparición del líder fuerte como alternativa política pareciera ser la consecuencia lógica del descrédito de los partidos políticos, de su antipolítica, en los años noventa. Efectivamente esto remite a El Caracazo,, ocurrido el 27 de febrero de 1989,  fue una explosión social  consecuencia de la crisis económica que colocó a la ciudadanía en un estado de “desencanto” 4.  El Caracazo mostró entonces que no estaban funcionando las mediaciones entre sociedad y Estado propias de una democracia cuestión que precipitó un cambio espectacular en la vida política venezolana.

Entonces -me pregunto- ante el impasse de lo social en Venezuela y el vacío que quedó en el lugar del s1, tenemos el “desenlace fundamentalista que reinstaura a un padre carismático al tiempo feroz para volver a poner al objeto a – que había ascendido al cenit- por debajo de la barra” 5.  Debemos recordar que la promesa de la Revolución Bolivariana liderada por Hugo Chávez  estaba destinada a “contribuir a la senda del socialismo del siglo XXI que se basa en la solidaridad, en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad” . No obstante, rápidamente se vio contaminada por el imperativo hipermoderno “tienes derecho a gozar ilimitadamente” 6,  solidario al discurso capitalista.

En nuestros tiempos asistimos  al debilitamiento de los ideales otrora dictados por el padre, por el Otro reinante, y como consecuencia lógica la emergencia del objeto a al socielo. Eric Laurent, se detiene en “El estatuto contemporáneo de las identificaciones”. Suponiendo que el verdadero valor de S1 sea I(/A), que es la operación que permite la inserción del sujeto en el engranaje del Otro. Asistimos a la prevalencia del plus de gozar que deja al sujeto “sin santo a quién encomendarse”7.

El Psicoanálisis es el reverso de la política” por Jacques Alain Miller,  permite comprender la esencia de los impasses del discurso amo contemporáneo que tiene nombre y apellido, es el discurso capitalista, que se extiende por doquier, tiñendo por supuesto, con su lava el campo de la política. “El psicoanálisis enseña algo sobre el poder, la influencia que se puede ejercer; no hace falta mucho para imponerse: esencialmente, algunas palabras bien elegidas. (…) Los que practican la política son los primeros en saber que ésta no es más una cuestión de grandes ideales, sino de pequeñas frases. Ellos se las arreglan con eso y los ciudadanos parecen querer que así sea” 8.

Esta elucidación me permitió darle forma a mi intuición, que la política al menos en nuestro país se ha convertido en una cuestión de marketing,  en otros términos ¿quienes son mis potenciales electores? entonces me dirijo exclusivamente a ellos. ¿Y el resto de los conciudadanos?  enemigos!.

López Maya, en su artículo ¿Es repetible El Caracazo?  explica  “De manera que en Venezuela hay una economía muy particular que solo existe en un puñado de países del mundo. Lo que significa eso es importante para entender la lógica, no sólo de la economía, sino de la sociedad y del Estado venezolano. El Estado recibe un monto muy cuantioso de dinero que no es el resultado del trabajo de la población, de los impuestos que le saca a la población, es el resultado de una renta que está afuera, en el circuito internacional. Y ello hace que la élite que está en el poder, cualquiera que ella sea, es autónoma de la población, ella no le rinde cuenta a la sociedad.  Y a la sociedad se le hace muy difícil controlar a una élite una vez que llega al poder” 9.

¿Qué hacemos los psicoanalistas ante las crisis?

Me respondo tomando las brújulas Freud y Lacan. Freud ante las crisis -las dos grandes guerras- que le correspondió vivir, se sobrepone y plantea elaboraciones fundamentales sobre la vida pulsional de los sujetos.  Psicología de las masas y análisis del yo,  El porvenir de una ilusión, El Malestar en la cultura entre los más destacados, responden sin duda a los impasses de la época. Lacan, no se queda atrás en su construcción fenomenal sobre la caída del padre y sus consecuencias sobre el lazo social. Le tocó vivir la posguerra y sus consecuencias, que derivan en Mayo del 68.

Por ejemplo, en relación a la atmósfera revolucionaria, que gritaba: Prohibido Prohibir!.  Lacan dirá; “que la aspiración revolucionaria, no tiene otra oportunidad que desembocar, siempre, en el discurso del amo” 10.  Por eso la posición analitica es siempre subversiva, lo que se traduce en  una relación íntima con la castración develando la condición de goce de los seres hablantes.

Como psicoanalista me autorizo a hablar desde mí, a tomar la palabra valiéndome de las herramientas que aporta el saber psicoanalítico. Hablar de nuestra situación “país” , de nuestra crisis generalizada en un espacio público, no es una cosa fácil.  Sin embargo me parece impostergable. Dicha dificultad radica en que me afecta directamente y eso remite sin duda  a lo singular.

El año pasado escribí un pequeño artículo  titulado  “Cuando el país se mete en el consultorio” 11..  Haber hecho este recorrido me ha permitido pasar de la angustia, a la posibilidad de elaborar a partir de un real que me concierne. Espero haber alcanzado cierta subversión.

Hilema Suárez Castro.Miembro NEL y AMP.
___________________________________________________________________________

1  Vegas, Federico, Dólar Para Lelos, Revista  Virtual Prodavinci.

2 Freud, Sigmund. El Malestar en la Cultura. Volumen XII. Editorial Amorrortú.

3 Ponte, Adriana. En este país hemos aprendido a arreglar las cosas a carajazos. Revista Contrapunto.

4 Lopéz Maya, Margarita. 27F El Caracazo: César Miguel Rondón conversa con Margarita López Maya y Mirtha Rivero en Circuito Éxitos.

5 Briole, Guy. Un real para el siglo XXI : Scilicet

7 Wikipedía, Enciclopedía Libre. Socialismo del siglo XXI.

8 Miller J.A. y Laurent E. Los Comités de Ética y el Otro que no existe. Paídos.

9 Miller, J.A. “El Psicoanálisis es el reverso de la política” . Entrevista  Revista pág 12.

10 López Maya, en su artículo ¿Es repetible El Caracazo?  Revista Prodavinci.

11 Lacan, Jacques. Seminario XVII El Envés del Psicoanálisis. Paídos.

  1. Suárez, Hilema. Cuando el país se mete en el consultorio. Situaciones Inquietantes. Revista Virtual Látigo.

 

Hay 0 comentarios